No perder la esencia de pilates


Joseph Pilates puso en práctica sus hallazgos con atletas de alto nivel y bailarines, los cuales ya tenían conciencia corporal, y tenían bastante bien asimilados los principios básicos o casi su totalidad, eso no pasa mucho con los alumnos con los cuales tratamos en el día a día.

A mi entender, pilates no es un deporte, ni una actividad comparable a lo que se suele dar en los gimnasios y centros deportivos. Pero igual que lo puede practicar alguien a quien no le gusta la actividad física en general, es el complemento perfecto para cualquier tipo de deportista.

También hay que tener cuidado, la gente nos suele tener muchísima confianza, y como notan que controlamos bastante el tema de la conciencia corporal, y que tenemos buenas bases anatómicas, muchas veces nos hacen preguntas sobre su salud, nos transmiten dudas.

No olvidemos que no somos médicos, y muchos de nosotros tampoco somos fisioterapeutas, pero nuestra experiencia crece día a día y cada vez entendemos más al cuerpo humano, sus complejidades, y aprendemos mediante el método a intentar paliar, mejorar, arreglar, aliviar…

Hoy en día el Pilates se ha convertido en una actividad al alcance de todo el mundo, tanto a nivel de edad y condición física, como a nivel social.

Somos personas atentas y a la escucha de las personas, intentamos transmitir, pero También que nos transmitan, para poder analizar la situación de la persona, ya que cada uno es un mundo totalmente distinto.

A los alumnos, les tenemos que dar las herramientas necesarias para que aprendan, no solo a realizar los movimientos, sino a sentir «cosas» en su propio cuerpo, a entender que si notan esas «cosas», poco a poco aprenderán a mandar sobre su cuerpo, y con el tiempo perfeccionar los movimientos. Paso a paso, cada uno a su ritmo, y según sus capacidades, notaran los cambios en su interior, y si se cuidan, También en su exterior.

En fin los monitores, profes, instructores, como os queráis hacer llamar, podríamos hablar durante horas de cosas que se nos pasan por la cabeza, porque trabajamos en un sector complicado donde los centenares de personas que pasaran entre nuestras manos durante nuestra vida profesional, nos aportaran mucho, pero nuestro trabajo es aportarles a cada una de ellas, lo mejor de este magnifico método que es el pilates.

Y como cada individuo es tan distinto del otro, siempre tenemos, y tendremos dudas, preguntas, o conocimientos, ideas que compartir.

Porque no aprovechamos esa nueva oportunidad que tanto nos hacia falta, yo personalmente estoy muy animada, espero que cada día haya mas información en la Web de la asociación, y cada uno empiece a hacer preguntas, somos tantos, que entre todos nos podremos ayudar yo de momento he encontrado un texto en internet «filosofía del método pilates», y me ha gustado el enfoque del articulo, os lo adjunto:

El método de Joseph H. Pilates es fruto de toda una vida de observación del cuerpo humano y de su funcionamiento natural. Pilates llamá a este sistema «Contrología», que define como «la ciencia y el arte del desarrollo coordinado cuerpo-mente-espíritu a través de los movimientos naturales bajo el control estricto de la voluntad».

Por eso es importante adaptar el método al nivel y las necesidades del alumno.

El objetivo de los movimientos de la Contrología es ejercitar al máximo cada haz de fibras musculares de los 800 músculos motores voluntarios que se pueden modificar. De hecho, la esencia de la filosofía Controlígica es entrenar cada célula del cerebro para que coopere con las demás.

El método combina lo mejor de las tradiciones orientales y occidentales al unir el cuerpo y la mente y considerarlos un todo que coopera en completa armonía.

El enfoque oriental del ejercicio es un camino hacia la calma, estando centrado y sintiendo la plenitud, haciendo hincapié en los estiramientos y la flexibilidad.

El enfoque occidental hace hincapié en el movimiento, el tono muscular y la fuerza.

Joseph H. Pilates dio importancia a ambos enfoques en su Método.

Emilie Baudoin