En primer lugar, hay que entender que la grasa, más concretamente el tejido adiposo blanco genera unas hormonas entre ellas la Leptina. Esta es una hormona compuesta por 146 aminoácidos producida por células grasas.

Podríamos decir, que la Leptina es un controlador del metabolismo, así como un regulador del hambre.

Para explicar más sencillamente que es la Leptina, vamos a hacerlo  a modo de ejemplo: imaginemos que te alimentas mucho o por encima de tus posibilidades durante varias semanas, pues bien, a medida que comes más, las células grasas se llenan de triglicéridos y de colesterol, lo que incrementa el aumento de Leptina en el flujo sanguíneo. Cuando aumentan los niveles de Leptina en tu organismo,  esto conduce a nuestro hipotálamo, llegando al cerebro una señal que determina que nuestros depósitos están llenos.

Ahora imaginemos que por el contrario te alimentas por debajo de nivel de mantenimiento durante semanas, entonces segregan tus células menos Leptina. Tu cerebro por tanto percibe que la Leptina es baja y que esta vez no tienes tus depósitos llenos.

En este caso, el hipotálamo percibe este descenso e incita a comer a la persona aumentando el apetito, sin embargo, hay que tener en cuenta que no solo se encuentra la Leptina en el hipotálamo, si no que se confinan en todas partes del cuerpo. Todo esto permite que sea la Leptina por tanto la que coordine y administre nuestro apetito, así como muestra sensación de hambre.

Tu cuerpo está diseñado para sobrevivir, es decir, si hay comida la Leptina evitará añadir exceso de grasa, pero si no lo hay se defiende de esa escasez lo que hace aumentar la capacidad de supervivencia.

¿Que es la Resistencia a la Leptina?

Imaginemos el caso del ratón que sufre una enfermedad como la diabetes, este ratón no genera Leptina, por tanto come y come hasta sentirse obeso. Imaginemos ahora que se le inyecta Leptina a este animal, pues bien dejaría de comer al segregar Leptina regulando sus excesos de grasas, pero en el ser humano no es tan fácil, la mayoría de gente obesa no ha perdido el gen de la Leptina y la suele producir en abundancia, por tanto, existe el problema de que la Leptina no encuentra respuesta a sus receptores, por ello, se llama este fenómeno resistencia a la Leptina. Esto es la condición por la cual nuestro cerebro no puede determinar cuando el nivel de grasa que tenemos es o no el adecuado.

Si la señal está dañada, las personas obsesas solo pueden recurrir a un autocontrol, pero si eres de esas personas que se sobrealimenta, debes de saber que entre más te alimentes, más subirán tus triglicéridos y tu Leptina seguirá aumentando.

La dieta y la resistencia a la Leptina

Si tienes problemas para perder peso con la dieta, puede que tenga resistencia a la Letpina, esto, te lo explicamos ahora un poco mejor, además, te daremos las claves para poder combatirla.

Existen especialistas en la materia que recomiendan un plan adecuado para combatir la resistencia a la Leptina que ayude a estabilizar los niveles de la misma. No obstante, debes de acudir a tu médico para que te ayude con esto.

La Leptina como hemos dicho, ayuda equilibrar tus niveles de hambre, no obstante, puede que tus niveles estén desequilibrados y por ello no te sientas saciado después de una suculenta comida. Tus hábitos alimentarios, tu día a día o tu nivel de estrés puede que esté afectando  enormemente a la Leptina.

Para ello vamos a  elaborarte un menú semanal para que tus niveles de Leptina empiecen a estabilizarse.

 

Desayuno

Se recomienda consumir diariamente un desayuno muy balanceado que contenga una gran variedad de alimentos nutritivos. Siguiendo la dieta de la leptina, por ejemplo sería un buen desayuno acudir a frutos secos como las nueces, o comer proteínas como la soja. Otra opción es mezclar el pan integral, bajas, huevos así como nueces.

 

Comida

Se recomienda consumir omega 3 como salmón, pollo o bistec de carne magra, puedes añadir un poco de pasta integral para acompañar. También sería muy recomendable añadir jengibre a tus comidas así como aguacate y como fruta la uva es excelente para combatir la resistencia a la Leptina.

Esta comida puedes intercambiarla con la cena y a la inversa.

Cena

Existen numerosos libros sobre la resistencia a la Leptina para bajar de peso, uno de ellos escrito por el Dr.Leo Galland , recomienda comer solomillo con hierbas y ajo para cena acompañado de unas judías verdes y un poquito de limón como aderezo.

 

Visión de los expertos sobre la Leptina

Expertos en este tema determinan que incorporar hábitos saludables a tus comidas te ayudará a reducir los niveles de leptina, entre algunos de los supralimentos se incluirían la albahaca, las semillas de lino, pimientos, zanahorias, brócoli, té verde, arándanos, manzana, tomates, espinacas, huevos, yogur desnatado o pomelo son algunas de las opciones acertadas para esa dieta.

En general, todos los alimentos que contienen ácidos grasos omega 3, son excelentes para bajar de peso de forma rápida en dietas de adelgazamiento, estos se relacionan con una reducción muy eficaz de la Leptina lo que se relaciona con la reducción de la obesidad así como del sobrepeso. Además estos alimentos reducen el colesterol malo en tu organismo.

 

¿Funciona la Leptina para bajar de peso?

Existen algunas clínicas por el mundo, que ya se dedican a tratar la obesidad reduciendo la misma inyectando Leptina, los resultados que producen según estudios publicados en el Journal Of American Medical Assocaition revelaron que efectivamente algunos pacientes habían perdido peso y además en unas 20 semanas de tratamiento aproximadamente habían perdido un 90% de la masa corporal.

 

¿Existen las pastillas de Leptina? ¿Funciona como medicamento para bajar de peso?

La hormona Leptina es esencialmente una proteína que debe de administrarse en forma de inyección pues no existe ningún medicamento para hacerlo de forma oral, esta hormona no es universal  y no sirve para bajar de peso a todas las personas, sino que como hemos dicho anteriormente, existen personas con resistencia a esta hormona, y esto conlleva a que no adelgacen debidamente.

Además, estudios demuestran que la cantidad de Leptina que el organismo es capaz de producir no es lo mismo entre una persona y otra, estas diferencias a la hora de tolerar la Leptina es lo que hace que existan algunos individuos con resistencia a la Leptina y otros sin esa resistencia. Por todo ello, cabe decir que no es una hormona milagrosa para todo el mundo.

Además, aun no se ha logrado determinar cuál es el proceso que lleva a cabo la Leptina en el organismo para bajar de peso y reducir el sobre peso, así como para reducir el apetito y la energía, es cierto que hay muchos avances respecto a este tema, pero es cierto que se necesita un mayor estudio exhaustivo en el futuro que desarrolle aún más en profundidad el papel que adopta la Leptina en nuestro organismo.

 

Es otra hormona que también se segrega en el organismo y actúa a nivel hipotalámico, del mismo modo que la Leptina. Sin embargo, parece ser que su acción es de forma rápida, induciendo a la ingesta de alimentos, “a comenzar a comer”.