Errores frecuentes cuando entrenas musculación

Cuando entrenamos intentando conseguir el cuerpo que tanto ansiamos, una de las cosas más simples, pero importantes, a la hora de obtener resultados y avances notables, es hacer las cosas bien.

Resulta tan obvio que no haría falta ni siquiera comentarlo o escribir sobre ello, pero si somos observadores en nuestro lugar de entrenamiento veremos cómo, a pesar de su obviedad, los errores a la hora de entrenar son una constante, especialmente en los principiantes.

Vamos a hacer un repaso de algunos de los errores más frecuentes que podemos observar y de esta manera recordar (¡y enseñar, si eres de los que entrenan mal!) lo que no se debe hacer.

Emplear un tiempo excesivo en el entrenamiento diario

Dentro de este error entran en juego dos factores, uno, el realizar más ejercicios y entrenar más grupos musculares de los necesarios. Otro, el descansar demasiado tiempo entre series.

Nos centramos en el primer punto ya que el segundo será el catalogamos como segundo error.

El entrenamiento diario no debe excederse más allá de los 50 minutos, 60 como límite máximo.

A partir de ese momento los niveles de testosterona decaen hasta un 80% mientras que el cortisol aumenta, por lo tanto, la proporción de hormonas anabólicas frente a las catabólicas será menor.

Descansar más de lo necesario entre series

Si descansamos más del tiempo necesario entre cada serie, nuestro tiempo de entrenamiento total será mayor del que debería ser, además de reducir la intensidad.

El tiempo de descanso adecuado para la mayoría de sistemas de entrenamiento es 1 minuto, exceder este tiempo es bajar la intensidad del entrenamiento.

El descanso entre series no es para comentar el partido del día anterior.

Realizar mal los ejercicios

Raro es el día que no se vea a alguien, en cualquier sala de musculación, realizar los ejercicios mal, bien sea por desconocimiento o por querer levantar más peso del adecuado.

Si no se tiene la certeza de cómo se realiza un ejercicio de manera correcta, lo que hay que hacer es consultar al monitor de la sala.

Si lo que queremos es parecer muy fuertes levantando más peso que el que podemos mover de manera correcta, mejor que lo olvidemos, lo que conseguiremos es provocarnos una lesión tarde o temprano, que alguien nos corrija y nos diga que entrenamos de manera incorrecta, o que no progresemos de la manera adecuada.

Caso aparte son las personas que piden ayuda para levantar 30 kilos más de los que pueden mover correctamente, donde, al final, el que más ha ejercitado sus músculos es el ayudante debido a la incapacidad de la persona que realiza el ejercicio de mover dicho peso.

Entrenar sin ningún tipo de orden

Realizar ejercicios al “tun-tun” sin tener una planificación no va a ayudar a obtener unos resultados satisfactorios, de la misma manera que realizar siempre los mismo ejercicios y métodos de entrenamiento tampoco.

Un entrenamiento correcto debe estar periodizado, se deben variar tanto los ejercicios como el tipo de entrenamiento.

Llevar una alimentación inadecuada

La alimentación es tan importante como entrenar correctamente. Un error frecuente en personas principiantes es pensar que, “cómo hago ejercicio puedo comer cuanto quiera”.

Este error tendrá como consecuencia un aporte insuficiente de nutrientes necesarios para que nuestros músculos se nutran y un aumento de la grasa corporal que terminará por esconder el poco progreso que hayamos conseguido.

Igualmente, una alimentación insuficiente tendrá consecuencias negativas debido a la falta de proteínas e hidratos de carbono necesarias para realizar la actividad física.

Nuestra alimentación se debe basar en calorías de calidad procedentes de alimentos sanos que nos aporten los que realmente necesitamos.

No realizar un correcto calentamiento

Llegar al gimnasio e inmediatamente cargarse 100 kilos para hacer sentadillas es sinónimo de comprar un buen número de boletos en la tómbola de las lesiones.

Pese a que parece que tiene poca importancia, en realidad sí que la tiene.

Calentar correctamente es necesario para entrenar con la seguridad de que no nos vamos a lesionar, junto a realizar los ejercicios con la técnica y peso adecuados.

No estirar al finalizar el entrenamiento

Es bueno, cuando ya hemos acabado de entrenar, estirar los músculos que hemos trabajado en esa sesión. Ayudaremos a su recuperación y relajación post-entreno.


Realmente, la mayoría de errores expuestos aquí son cosas que con un mínimo de lógica y sentido común no deberían estar presentes en ningún gimnasio, pero realmente se puede observar que no es así. No está mal recordarlos para evitar cometerlos.