¿Cuál es la edad máxima para ser Entrenador Personal?


¿Cuál es la edad máxima para ser entrenador personal? Esta es una duda que se suele plantear una persona que busca empezar a trabajar en esta profesión, pero que ya cuenta con cierta edad.

De hecho, no se trata de una situación poco habitual, ya que son muchas las personas que se acercan a los 50 años y buscan empezar a trabajar en este sector que se encuentra en un momento muy bueno.

Y es que el fitness es un sector que goza de muy buena popularidad entre la población general actual, y ello ha llevado a que se haya consolidado como un importante creador de empleo.

En este artículo vamos a hablar sobre cuál es la edad máxima para ser entrenador personal, y que ventajas e inconvenientes vamos a encontrar al optar por esta profesión.

Edad adecuada para ser entrenador personal

La edad para ser entrenador personal no va a ser un impedimento en la mayoría de las ocasiones, siempre y cuando nos encontremos dentro del rango considerado como laboral, y en condiciones de salud que nos permitan trabajar sin problemas.

Con esto queremos decir que, para ser entrenador personal, no es imprescindible terminar los estudios que permiten ejercer esta profesión con 18, 20 o 25 años; sino que perfectamente, una persona de 50 años puede empezar a trabajar como tal.

No olvidemos tampoco que, dentro del ámbito del entrenamiento personal y del fitness, existen numerosos nichos de mercado hacia los cuales, un entrenador personal puede orientar su trabajo, y que es algo de lo que vamos a hablar más adelante.

Por lo tanto, si estás pensando en formarte como entrenador personal y te preocupa el factor de la edad, te informamos de que ello no va a suponer ningún impedimento a la hora de empezar a trabajar en esta profesión.

Cómo ser entrenador personal

Para ser entrenador personal, sea cual sea la edad que tengamos, la vía más rápida y válida es la de realizar un curso de formación en una escuela acreditada y reconocida.

¿Por qué es importante esto? Como te explicamos con todo detalle en este artículo, en muchas comunidades autónomas españolas es necesario realizar un proceso de acreditación de competencias para poder ejercer como entrenadores personales.

Uno de los requisitos que se exige en este proceso, es el de haber realizado un número de horas de formación en escuelas reconocidas y acreditadas.

Esto quiere decir que, un curso realizado en escuelas no acreditadas o de dudosa reputación, puede no ser aceptado como válido a la hora de afrontar dicho proceso de acreditación de competencias en el sector deportivo.

Respecto al tema de la edad para ser entrenador personal, estas formaciones no tienen una edad máxima para ser realizadas, por lo que no va a importar que tengamos 20 o 55 años.

¿Quieres ser un experto en PERSONAL TRAINER?

CURSO DE ENTRENADOR PERSONAL ONLINE DE ALTO RENDIMIENTO

Curso ONLINE con diploma de VALIDEZ INTERNACIONAL

Nichos de mercado para un entrenador personal de edad avanzada

Vamos a hablar ahora de los nichos de mercado a los que un entrenador personal de edad avanzada puede orientar su carrera.

Para ello, lo primero que deberemos conocer es a qué nos referimos con nicho de mercado:

Se trata de una porción de un segmento de mercado, en la que los potenciales clientes poseen características y necesidades homogéneas, y estas últimas no se encuentran del todo cubiertas por la oferta general del mercado.

Si esta definición de nicho de mercado la trasladamos al ámbito del entrenador personal, nos encontraremos con que se trata de aquellos clientes que buscan satisfacer unas demandas especiales, que solo están presentes en una parte reducida del mercado general el fitness.

Estos clientes van a necesitar a un profesional capaz de dar solución a estas demandas, y aquí es donde entra en juego el entrenador personal.

Veamos ahora algunos ejemplos de nichos de mercados hacia los que puede apuntar un entrenador personal de edad avanzada.

Entrenador personal para personas de la tercera edad

El entrenamiento para personas de la tercera edad ha sufrido un auge importante en los últimos años.

Ello se debe a dos factores:

  • El primero, los últimos descubrimientos científicos que avalan la importancia de la actividad física y el entrenamiento en personas mayores, como preventivo y mejora frente a ciertas enfermedades y problemas.
  • El segundo, la mayor conciencia que existe a nivel general, de la necesidad de hacer deporte y de llevar un estilo de vida activo.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un grupo poblacional que resulta muy indicado para el trabajo de un entrenador personal de edad avanzada.

Lo único que va a ser necesario es conocer las pautas de entrenamiento para este grupo poblacional mediante una formación específica.

Entrenador personal para personas con diferentes patologías

Otro grupo de población en el que se ha observado un aumento notable de solicitud de entrenamiento personal, es el de personas que sufren algún problema de salud, enfermedad o patología.

Los motivos son los mismos que en el caso anterior: los nuevos descubrimientos científicos que avalan la práctica de actividad como parte de una terapia de recuperación o paliativo, y la mayor concienciación por parte de la sociedad en general.

En este grupo nos encontramos, por ejemplo:

  • A personas que padecen diabetes.
  • Personas con niveles de colesterol elevados.
  • Personas que padecen osteoporosis.
  • Personas que han sufrido un ictus y han perdido parte de la movilidad.
  • Personas que padecen enfermedad pulmonar obstructiva.
  • Personas que padecen asma.

Como vemos, se trata de enfermedades y problemas muy comunes en la sociedad, y que deben ser tenidos en cuenta a la hora de indicar un trabajo físico a realizar por parte de un entrenador personal.

También como en el caso anterior, se deberá realizar una formación en la que se vean las pautas de entrenamiento para estos casos, los peligros que existen, y qué tipo de cliente vamos a poder aceptar para trabajar con seguridad.

Readaptación de lesiones con trabajo específico

La readaptación de lesiones abarca el trabajo desde que una persona lesionada recibe el alta médica, y se encuentra apta para realizar actividad física, hasta que recupera el nivel previo a la lesión.

Se trata, por lo tanto, de un trabajo muy definido y concreto, que encaja perfectamente con el perfil de entrenador personal que ya tiene cierta edad.

En este caso, también se deberá realizar una formación específica donde se aprendan los conceptos necesarios para llevar a cabo de manera correcta esta importante etapa en un deportista lesionado.

Otros nichos de mercado para un entrenador personal

Estos nichos de mercado para un entrenador personal son solo algunos ejemplos de los muchos que existen dentro del mundo del fitness.

El hecho de que un entrenador personal cuente con más o menos edad no le va a privar de enfocarse hacia los sectores que más le interesen.

De hecho, otro sector que ha sufrido un auge importante es el trabajo con mujeres embarazadas o que han atravesado un parto recientemente; y también todo el trabajo relacionado con el suelo pélvico.

Se trata de un nicho en el que encaja muy bien el perfil de mujer entrenadora personal de cualquier edad.

La halterofilia es otro sector que está creciendo en popularidad en los últimos años, lo que ha llevado a un aumento de la demanda de entrenadores personales formados en esta especialidad.

Ventajas de ser entrenador personal

La profesión de entrenador personal cuenta con numerosas ventajas para una persona de cualquier edad que busca orientar su vida laboral al mundo del entrenamiento.

Entre estas ventajas nos encontramos:

  • Posibilidad de contar con horarios adaptados a nuestras necesidades. El hecho de trabajar como entrenadores personales por cuenta propia hace que contemos con cierta libertad a la hora de decidir las horas en las cuales vamos a trabajar. Esta libertad únicamente se va a ver limitada por la disponibilidad del cliente. Esto permite compaginar la vida laboral con la vida familiar.
  • No contar con la presión de jefes o superiores. Cuando un entrenador trabaja por cuenta propia, él o ella va a ser su propio jefe, marcando las pautas de trabajo y las líneas en las que debe avanzar su negocio.
  • Poder dedicarnos a algo que nos gusta y apasiona. El trabajo de gimnasio, los entrenamientos y el deporte en general son, por lo general, aficiones de muchísima gente, poder trabajar en algo que nos gusta y que forma parte de nuestras actividades de entretenimiento es algo que no tiene precio.

¿Por qué ser entrenador personal a cualquier edad?

Formarse como entrenador personal a cualquier edad siempre va a ser un acierto por múltiples motivos.

El primero de ellos es por las ventajas que hemos citado en el apartado anterior, y que hacen muy atractiva esta profesión para todo tipo de personas.

Otro motivo por el cual formarse como entrenadores personales es el hecho de que el fitness y el ejercicio físico se encuentran totalmente asentados en la sociedad, y es algo que ha dejado de ser una moda para pasar a ser algo que permanece en la mentalidad de buena parte de la población.

Esto hace que la demanda de entrenadores sea muy elevada, tanto a nivel de centros deportivos (trabajo por cuenta ajena) como a nivel individual por parte de clientes particulares (trabajo por cuenta propia).

El hecho de trabajar como entrenadores personales por cuenta propia y poder ajustarnos los horarios, hace que sea un trabajo compatible con otro de, por ejemplo, media jornada.

Se trata, sin duda, de una muy buena forma de aumentar ingresos, y de empezar en el mundo del entrenamiento personal sin presión al contar con otro trabajo y así poder ganar experiencia.


Como vemos, no existe una edad máxima para ser entrenador personal, y que cualquier persona con ganas, ilusión y capacidad de trabajar que quiera dedicarse a ello, puede hacerlo.

Si estás pensando en formarte como entrenador o entrenadora personal, no lo dudes, y recuerda optar siempre por una escuela reconocida y acreditada, cuyo diploma que acredite los estudios realizados sea válido de cara a un posible proceso de acreditación de competencias.