Es verano y, con su llegada, la exposición al sol es muy frecuente. Llega el periodo vacacional y con él,  la larga exposición al sol.

Pero no es sólo el sol lo que hará sufrir a tu rostro sino en general todo lo que engloba el verano; las condiciones climatológicas, el calor, el sudor, el cloro de las piscinas, la sal del mar, la arena en la cara, la exposición continuada de sol…

Es por ello por lo que sería muy conveniente estar preparada para que tu piel no sufra.

La piel y su protección

Tu piel, aunque no lo creas, es extremadamente sensible y puede sufrir múltiples afecciones y patologías si no la cuidas y la proteges bien.

La primera pregunta que podemos hacernos es ¿Qué tenemos que tener en cuenta para elegir un buen protector solar?

En primer lugar debes saber que el factor a elegir es lo más importante.

El protector solar debe aplicarse siempre, en cada época del año, cosa que nadie hace a no ser que tengas la piel extremadamente sensible.

Ten en cuenta que sea cuando sea el sol aparece y puede provocarte manchas, incluso quemaduras que pueden ser más o menos profundas.

¿Cómo elegir un buen protector solar?

Un buen protector solar no es aquél que sólo protege de los rayos UVA, que son los que solemos conocer, es decir, los que causan y originan daños en la piel o en las células. También debe proteger de los rayos UVB, los que causan daños en profundidad en la piel, como quemaduras.

Hay que evitar los filtros solares que contengan PABA en su formulación, pues este ácido puede causar daño celular y puede producir incluso alergias.

Deben ser productos que se mantengan bien en el calor, debido a las altas temperaturas que podemos exponerlos como foto estables.

Además de todo esto, es necesario que el protector solar tenga una muy buena aplicación y ésta sea cómoda, pues existen algunos que te dejan la tez pegajosa y cubierta totalmente, no siendo necesario llegar a este extremo. Los protectores solares deben estar compuestos por antirradicales libres para prevenir el envejecimiento, así como de antioxidantes. Algunos otros contienen también vitaminas como A, C y E, que son las más utilizadas en los factores de protección.

Ten especialmente cuidado con aquellos protectores solares débiles que provienen de reclamos publicitarios y que lo único que buscan es vender. Nos referimos a las cremas o maquillajes que las anuncian con protección como 15 o 30, pero en realidad su porcentaje es muy poco y sólo sirven para engañar al rostro. Con sólo estas cremas no estás protegido del sol.

Los protectores solares caducan

Como cualquier cosmético, los protectores solares también tienen fecha de caducidad.

Con el paso del tiempo, sus principios activos se van degradando y, por ello, no es recomendable utilizarlos si ya ha trascurrido un año desde la apertura.

Hay que saber que con el paso del tiempo el factor de protección se devalúa y se va perdiendo, con lo que la exposición al sol de un producto caducado puede llegar a perder los efectos en su totalidad.

Es importante que utilices el protector antes de exponerte a l sol  o salir a la calle. Si vas a estar durante un tiempo continuado es importante que repitas la aplicación varias veces, cada 2 o 3 horas.

El protector solar suele ser dependiente, es decir que para conseguir la protección que  nos pone en el envase su aplicación debe ser continuada. No basta con una sola vez.

Consejos para tomar el sol

La primera consecuencia de tomar el sol sin ningún tipo de protección es la aceleración del envejecimiento. La radiación solar incide sobre la dermis y también puede causar patologías como alergias o dermatitis.

Veamos a continuación algunas consecuencias de la exposición del sol.

Fotodermatosis

Se produce por la exposición de los rayos UVA en la piel y afecta más a las mujeres que a los hombres.

Puede ser estival benigna que aparece después la primera aparición del sol.

Fotosensibilización

Algunos medicamentos que tomamos también pueden incidir en que nos afecte mucho más la exposición solar en nuestra piel, como por ejemplo, los protectores de estómago que producen que la piel tenga un carácter más sensible a los rayos UVA.

Aftersun para el cuidado de tu piel

Para que tu piel se mantenga sana y cuidada, no sólo es imprescindible que uses un protector solar sino cuidarla a continuación. Además es necesaria llevar una rutina diaria como:

  • Beber dos litros de agua al día.
  • Comer comidas ricas en betacarotenos, como zanahorias o tomates.
  • Utilizar antioxidantes en tu dieta.

Aportar a tu dieta mucha carne, pescados, huevos, frutas y verduras que son ricas en Selenio y Zinc.

Esto favorece el tono y tonifica la piel, dándole más carácter uniforme.

Cuidado con algunos medicamentos

La toma de algunos medicamentos o la aplicación de algunos cosméticos puede producir inflamaciones o alteraciones en la piel. Por ello, hay que consultar siempre cada uno de ellos antes de su exposición al sol.

Algunos expertos asesoran que sería imprescindible seguir las indicaciones y los tratamientos para garantizar la seguridad del producto y que no nos perjudique tras la exposición solar.

Trucos para lucir perfecta en verano

Aplícate más colores

La primavera y el verano son las temporadas de luz y calor. Por tanto, olvídate de los negros y los colores oscuros y pásate a colores con más luz y más vivos.

Colores salmón, pasteles, ahumados, rosados, verdes y azules adquieren un gran protagonismo.

Broncéate

Está claro que el color más bonito de la piel es el dorado, sobre todo, en nuestra zona occidental, pues ocurre lo contrario en oriente, donde casi toda la población china huye del sol por considerar que tiene un envejecimiento prematuro de la piel y que el riesgo de cáncer es muy elevado.

Nosotros nos tiramos más a la piscina en este tema e incluso nos sometemos a largas horas de sol sin protección, lo que supone un gravísimo error.

Aconsejamos que si te bronceas en esta época del año lleves siempre un maquillaje que incorpore una protección solar de base.

Utiliza bases de maquillaje ligeras

Olvídate de bases más pesadas o con grumos y pasa a las texturas cremosas o a aplicarte BB cream, que son cremas hidratantes con color. Para terminar, puedes aplicarte un poco de coloretes. Un consejo es que no uses polvos traslúcidos porque en esta época y a altas temperaturas pueden acumular las arrugas en el rostro.

Labios jugosos con efecto gloss

Olvídate de los tonos mate propios del invierno y pásate a los colores más suaves con efectos gloss y brillantes, muy apropiados para humedecer los labios en verano.

Rutina facial para que tu piel descanse en verano

En verano es tan importante que te protejas del sol como que te hidrates, para que tu piel no salga perjudicada y no haya un envejecimiento prematuro de la misma.

A continuación te mostramos una rutina para que sigas todo el verano y luzcas una piel radiante y perfecta.

Desmaquíllate

Es algo que no debemos dejar de lado tanto en invierno como en verano, pero en esta época quizá haya que hacerlo con mayor profundidad debido a cómo penetran los rayos ultravioletas en nuestra piel.

Hidrata con leche limpiadora

Tras un buen desmaquillante, aplícate una crema o leche limpiadora para que no queden restos del maquillaje. Si encuentras uno enriquecido con vitaminas, suavizará y calmará tu piel después de una sesión de sol.

Tónico

Si ya te has desmaquillado y has aplicado la leche limpiadora, ahora toca acordarse del tónico.

Muchas mujeres desconocen los efectos de éste en el organismo, ya que su función principal es refrescar la piel, aunque también tiene otras como ayudar a repararla, requilibrarla, hidratarla, cerrar poros y marcas.

El tónico va genial para las pieles que sufren rojeces y para eliminar signos de suciedad en la piel.

Elimina las bolsas y ojeras

Sabemos que unas ojeras muy marcadas determinan tu salud, así como el envejecimiento de tu piel o de tu rostro. Por ello, sabemos que tu mirada es muy importante, así que es necesario eliminar las ojeras y evitar ojos cansados

Cómo reducir ojeras y bolsas en los ojos

Como sabemos que es muy importante para la mujer, lo primero que tenemos que saber hacer es descongestionar la zona y prevenir el envejecimiento de ésta.

Podemos aplicar contornos de ojos diariamente o incluso hielo antes de irnos a dormir para bolsas muy  marcadas y así tonificar las zonas.

Otras mujeres optan por aplicarse Botox o relleno facial en algunas zonas y así prevenir las arrugas y envejecimiento prematuro que puede venir del sol.

Hidrata tu piel para prevenir arrugas

Si bien sabemos que tenemos que hidratar mucho nuestra piel para prevenir envejecer rápido, no sabemos a veces cómo hacerlo.

La mejor manera posible que existe, además de aplicar los pasos anteriores de los que hemos hablado, es aplicando un sérum facial que aporte suavidad a nuestra piel y que evite la pérdida de agua en la misma, sobre todo, en verano.

Además, el sérum facial cumple con las funciones de mejorar la piel, evitar el envejecimiento y mejorar la elasticidad de la piel.

Las ampollas para todas las épocas del año

Si deseas completar tu ritual y lucir perfecta, apuesta por las ampollas.

Puedes comprártelas como tratamiento duradero que te hidraten o bien utilizar algunas con efecto flash para cuando te sientes cansada y quieras salir del paso rápido.

La verdad que estas últimas son muy efectivas y muy eficaces para lograr un rostro luminoso y lleno de vida.

En cuanto las ampollas como tratamiento de larga duración, conllevan otros componentes y suelen ser muy eficaces devolviéndole a la piel su textura y su apariencia llena de vida.

¿Qué hacer en verano, a parte de cuidar tu piel?

  • Reduce el estrés
    Esto no será bueno para tu piel sino en general para ti.
    Rompe con la rutina y aprovecha las actividades al aire libre.
  • Previene infecciones y otras enfermedades
    El sudor que generamos en verano aumenta constantemente.

    El sudor, ayuda a liberar toxinas y mantiene nuestra piel libre de bacterias y también de hongos.

    Cuidado con el verano, pues al estar casi siempre en el agua puede que cojas algún hongo o infección.

    Sécate bien, ponte chanclas de goma y, sobre todo, no utilices toallas húmedas y ajenas.
  • En verano mejora la alimentación
    Esta época del año está llena de productos bajos en calorías y saludables, muchos de ellos son antioxidantes y aportan muchas vitaminas.

    Son ideales para prevenir el envejecimiento prematuro, así como otras enfermedades, aprovecha la fruta de temporada como el melón y la sandía que aportan muy pocas calorías, son refrescantes y muy hidratantes para tu piel.
  • Actividades saludables
    En esta época del año intentamos salir de los sitios cerrados y hacer más actividades al aire libre.

    Te suelen llamar más la atención las actividades en grupo, sobre todo a la hora de hacer algunas actividades como senderismo, piragüismo, jugar al pádel tenis, dar paseos, correr o ir en bici.

    Incluso, pasear a tu mascota o llevarla a la playa puede ser una estupenda opción en verano y beneficiarte del aire libre.
  • Sal a andar por la playa y benefíciate del agua salada
    Andar por la orilla de la playa es el ejercicio que mejor va, tanto para la ansiedad como para la circulación. Además, es un gran aliado para bajar la grasa en alguna zona de glúteos y piernas, debido al desnivel de la arena.

    El agua salada del mar tiene múltiples benéficos curando algunas enfermedades de la piel.

    Las piedras y la arena mojada previenen enfermedades en los pies, utilizándose en muchas ocasiones como exfoliante. También, el agua del mar tiene un gran poder curativo para enfermedades en la piel.